Motivación

Siempre que te dirijas a tu niño, paciente o alumno recuerda cuando tú lo eras y cómo te costaba a ti sentarte a cumplir con las obligaciones del colegio. Intenta conectar con tu niño interior para hablar el mismo idioma y verás que los resultados serán muy buenos para ambos. Algunos mensajes que te ayudarán y qué transmiten:

“Cuando me necesites, yo te ayudaré” Amor

“Así me gusta, lo has hecho muy bien” Satisfacción

“Noto que cada día eres mejor” Ganas de serlo

“Creo lo que me dices, sé que lo harás” Confianza

Encuentra las mejores herramientas de motivación aquí…

productos